sábado, 9 de marzo de 2013

Ernest Hemingway




El hombre no está hecho para la derrota; un hombre puede ser destruido pero no derrotado