sábado, 11 de mayo de 2013

Critica Social Superflua


Durante algún tiempo yo también quise cambiar este puto mundo, creía que la honestidad, la justicia, la tolerancia y la dignidad eran valores de verdad apreciados por los seres humanos. Poco a poco descubrí que no era así. que solo son conceptos que la sociedad usa para justificarse ante sí mismo, para tratar de convencerse, aunque nadie los ponga en práctica de que en verdad somos una civilización basada en tales preceptos. Un vulgar auto engaño, pues la vida me enseño que solo hay dos formas de ejercerlo nadando en la mierda o nadando en la mierda.

Que no es posible cambiar nada, que el periodismo combativo solo ha servido de comparsa a las pandillas de ladrones y asesinos que suelen integrar nuestro gobierno y que al menos en este país la corrupción es tanta que antes se colapsa el planeta que algo cambie para bien. Por eso no creo en los mesías en esos seres imposibles que con su sola presencia, con su tacto milagroso, puede cambiar vidas y destino ni John ni Jesucristo ni Zapata ni el Che ni Cristo pudieron hacerlo.

Es una tarea titánica demasiado grande para cualquier hombre se llame como se llame, mártires inútiles al final estos cuatro hoy en día son solo imágenes para llevarse en una camiseta o tatuaje, cambiar el  mundo únicamente sería posible, quizás si todos nos uniéramos para tal proposito.sin tomarnos de las manos ni decirnos que nos queremos como hermanos solo trabajando unidos. Pero eso es una utopia no existe la gran familia Mexicana que han intentado hacernos creer. Antes bien el hombre es el lobo del hombre
Somos creaturas egoístas, bestias caníbales y rapaces, los blancos quieren matar a los negros, los negros a los hispanos, los hispanos a los arios, los arios a los judíos, los judíos a los amarillos y a si hasta el infinito incluso cuando no hay gente distinta a la mano, uno de la propia raza puede servir para mitigar nuestra insaciable sed de sangre

A mi también me hubiera gustado cambiar este mundo hoy a los mas que aspiro es a que el mundo no me cambie a mi. y espero tener fuerza y entereza suficiente para concebirlo.