jueves, 16 de mayo de 2013

Stay True

Siempre detrás de uno habrá alguien tratando de enmendarte la página de decirte como vivir como vestirte, como hablar, que hacer, que no hacer. Los padres, tios, vecinos, maestros, el estado. la iglesia todos prestos a opinar sobre tu vida.

Todos mirando la paja en tu ojo sin tomar en cuenta la vigota en los suyos y si bien es cierto la batuta paterna es indispensable para sobrevivir durante los primeros años, también lo es que después de ese tiempo de adaptación y aprendizaje. Los padres quizá los únicos con derecho a opinar deberían dejar a sus hijos volar por si mismo, permitiéndoles tomar la decisión de qué hacer con su existencia sin imponerles otros criterios que no sean los propios.

Al fin de cuentas solo tenemos una vida demasiado corta además si nos equivocamos o acertamos que sea porque así lo quisimos. Asumiéndolo con responsabilidad y valentía sin tener que culpar a otros de nuestros fracasos o de nuestros logros. Ese es el precio de la libertad pero desgraciadamente esto no es nada fácil porque si no fuera suficiente con los traumas y sermones de nuestros progenitores, constantemente las instituciones y las buenas conciencias nos bombardean con juicios de valor, con sus amenazas y sus prejuicios estúpidos etcetera etcetera.

El primer paso hacia la emancipación debe ser precisamente desoír a todo mundo cuestionar todo analizar y solo entonces decidir formar tus propias reglas morales y tirar ala mierda todo lo que has aprendido de que es correcto y que no hasta ahora vivir de acuerdo únicamente con ellos ya lo dijo Shakespeare "se fiel a ti mismo" no hay mayor satisfacción que convertirte en lo que en verdad deseas ser y realizar tus sueños llevándolos hasta sus últimas consecuencias, no permitas que nadie te diga que no puedes lograrlos es tu decisión atrévete el cielo o el infierno al alcance de tus manos .Elige..