jueves, 31 de octubre de 2013

Conversacion alas 6:00 pm


Un día como cualquier  otro, en medio de un mundo abstracto te veo discretamente, veo tu figura, veo tu silueta, veo tu sonrisa, veo tu mirada, esa mirada que parece el fuego de mil soles,  esa mirada que desde el primer momento que vi supe que de una uh otra forma tenía que mirarme.

Me acerco muy lentamente en mi cabeza se produce la idea de que los sentidos engañan  pero en el momento que deseo detenerme ya es demasiado tarde. Estoy ante tu mirada, sonrió muy tímidamente, tú respondes esa sonrisa pero más segura de ti, sabes que cualquier hombre al ver el fuego de tus ojos se vuelve inmune, regresa aquel chico tímido de hace 7 años (trato de no demostrarlo) me presento y digo:

-          Hola tú debes ser Ana verdad?
-          si esa soy yo y creo estar en desventaja quien eres tú?
-          Yo……. Yo soy Harry puedo invitarte algo de beber?
-          Claro
-          Que tomas?
-          Una cerveza clara
En medio de ese mundo ajeno a ti observo de nueva cuenta tu mirada, me doy cuenta que no estás del todo bien y te pregunto:
-          Todo buen ¿
-          Sí, Claro 
Te insisto 
-          Realmente todo está bien ¿
Me miras directamente a los ojos sabes que yo sé que hay algo mal en ti y me respondes un poco tímida:
-          Porque la pregunta?
Prendo un cigarro lucky strike,  me miras fija y tímidamente  sonrió burlonamente 
(En este punto los papeles cambiaron y ella lo noto )
Consumo un poco de aquel cigarro y te respondo:

-          Por qué en tu mirada veo que esta dolida, veo que esperabas más de lo que has encontrado aquí, esperabas que muchos hombres vinieran a ti como lobos hambrientos
Pero veo que nadie ha venido a cortejarte o a invitarte algo de tomar y eso lastima tu ego y tus dulces sentimientos. Sé que te escondes bajo esa dureza tan falsa que por dentro piensas que nadie es demasiado bueno para cambiar tu mundo, hay pocas cosas tan atractivas como el ego magullado de un hermoso ángel sabemos que eso es lo que ha sucedido y tratas de esconderlo  y solo has encontrado a un tipo como yo. Un tipo sin dinero, sin casa, sin auto, siendo un hombre nada atractivo pero con agallas y actitud algo dificil de encontrar en la acutalidad.

Tomo un trago más de cerveza y te invito un poco de mi cigarro, accedes, mientras  fumas, me miras fijamente esperando que diga algo, ya sin importar lo que hay alrededor de nosotros 
Solo somos tu & yo, 

Salgamos de aqui no tengo razón para mentir, a veces me equivoco y a veces tengo razón, he visto gente venir y  he visto gente irse, pero ahora solo somos tu y yo hagamos de este encuentro algo inolvidable porque si no lo intentamos nunca sabremos los limites
Sonríes y solo me dices:

Ok, solo deja voy por mi bolsa, va te espero, sera una tarde noche diferente.