miércoles, 16 de julio de 2014

Uno nunca aprende

La pasión, el misterio, el deseo me llaman al verte 
mi mente trata de controlarse, pero llegas como serpiente 
me provocas con tu mirada, me atraes con tu aroma, me muerdes con tus palabras

mis sentidos son cegados por tu presencia y quieren dejarse llevar  
pero mis malos pensamientos, aquella voz y mis vagos recuerdos son los que detienen toda esta maquinaria tan perfecta

mis experiencias en la vida buenas o malas me dicen que pise el freno me de vuelta y siga mi camino hacia el vacío hacia la nada
porque simple y sencillamente no estoy listo 
porque solo traerás más problemas a mi ya patética vida.