sábado, 13 de septiembre de 2014

Viva

Después de un largo y tedioso día con rumbo a casa a descansar un tipo me abordo y me pregunto: que estas leyendo le dije que estaba leyendo a Miller, Henry Miller y el tipo muy orgulloso me dijo deberías leer cosas hechas en México estar orgulloso de la literatura mexicana, me pregunto que si no me sentía orgulloso de mi país de mi gente yo con toda amabilidad le comente el nacionalismo siempre me ha parecido una estupidez un valor artificial inventado por las clases gubernamentales para darle algo de que enorgullecerse aunque fuera un miserable concepto al pueblo a ese pueblo al que ellos mismos han despojado de todo menos  del orgullo de tener una nación eso claro porque así les conviene.
 
Después de dar mi opinión personal y ver la reaccion del hombre opte por decirle lo siguiente al notar que se habia quedado sin palabras mira te comento Arthur Schopenhauer el filósofo alemán afirmaba que cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación así como también aquel literato ingles Samuel Johnson decía que el nacionalismo es el último refugio de los canallas y para terminar el premio nobel George Bernard Shaw decía que el nacionalismo es la convicción que tienen los idiotas de que un país es el mejor  del mundo solo por haber nacido en el
 
El tipo no sabia que decir al mismo tiempo en mi reproductor comenzaba a sonar aquella melodía llamada "de repente tu me amas" de los Yorks le dije no se preocupe en pocas palabras no tengo porque sentirme orgulloso de México actualmente porque no hemos hecho nada, ni defendido las causas de los viejos hombres rebeldes pero estoy orgulloso de esa poca gente que sin ser famosos le echan ganas día a día para llevar comida a la mesa sin tener que hacer algo indebido estoy orgulloso de algunos cuantos mexicanos pero no es para tanto o al menos no para mi