viernes, 10 de octubre de 2014

Actual

Mi corazón lucha para no marchitarse,
Mi alma sufre para perderse en el cosmos
Mi mente resiste para no estar cuerdo
Me siento en un espiral de fuego rodeado por leones hambrientos esperando a que caiga para devorarme
Me siento como la orilla de un vaso roto.