sábado, 24 de diciembre de 2016

Piensa!

La Navidad, ese día tan especial para todos, a mi se me clava y me hiere, lo veo como un insulto a la inteligencia misma y a la coherencia ( en un tipo mayormente solitario y con tendencia al pensar). 

Y es que, ¿Qué mierda estamos celebrando?; el solsticio de invierno fue hace tres días , un veinticinco no nació Jesús, esta más que comprobado. Encima este año la Navidad, cae en domingo que ya es festivo de por sí. Entonces me vuelvo a preguntar, ¿Qué celebramos?
¿ Otra fiesta capitalista más para aliviar tensiones emocionales y físicas? Las que no nos están permitidas mostrar durante el resto de año? Buscar una excusa para abrazarnos, hacernos regalos y comer y comer?.... Pequeñas bacanales mediocres, en un mundo cuadriculado.

La verdad es que no encuentro la diferencia entre la Navidad y un miércoles cualquiera. Las “ganas” deben estar ahí siempre o casi siempre, depende los caprichos de la fortuna...pero condicionar nuestros actos de amor a una fecha cuyo origen, puede decirse, desconocemos, o al menos es cambiante y aleatorio como la mayoría de cosas, me parece que al menos, después de años celebrándola es una ocasión para reflexionar aparte de engullir y desinhibirse sin más. 

Ya se que el trabajo es muy duro y necesitamos días festivos, da igual el porqué, Pero, que pasaría si esa fuerza la usáramos para cuestionar el propio sistema que nos dicta?